Taller de Hackeo de la Dependencia económica (lo haces a tu ritmo)

$ 1,857.00

  • Duración total del curso: 15hs
  • El taller comienza en el momento de tu inscripcion y lo dejamos disponible por 15 semanas.
  • Tiene una duración de 3 semanas. 

Ventajas de este curso

  • Identificar la dependencia económica como un mandato
  • Reconocer cómo condiciona nuestras decisiones
  • Detectar propias  habilidades para tener autonomía
  • Reconocer lo que necesitamos aprender
  • Diseñar recorrido para pasar a la acción concretamente

Requisitos/instrucciones

  • Darse el tiempo para leer y realizar las actividades. 
  • Público objetivo
  • Mujeres que quieran salir de la dependencia económica
  • Ganar autonomía en la generación de dinero
  • Salir de la culpa por hablar de dinero o pedir aumentos
  • Salir de la culpa por ganar más que sus parejas. 

Materiales Incluidos

  • Libros
  • Podcasts
  • Actividades
Categorías: ,

Solo un ínfimo porcentaje de la riqueza del mundo nos pertenece. Nos educan para que no nos interesemos en la generación de la riqueza ni en su administración. Se nos enseña que la ambición es poco femenina. Nos educan para la dependencia económica y la sumisión. Y cuando salimos de ese modelo somos castigadas.

Este paradigma construye en nosotras un sistema de creencias que nos excluye del disfrute por la valoración económica de nuestro trabajo. No nos sentimos merecedoras de dinero, porque entra en colisión con el modelo de la buena madre -aunque no seamos madres es el modelo de feminidad vigente- y entonces entregamos nuestro dinero, lo gastamos o nos sentimos culpables.

 En este taller el tema es el mandato de dependencia económica, esta idea de que el dinero no es un  tema nuestro, no es femenino ni debería importarnos, de que a lo máximo que debemos aspirar es a un compañero con dinero, o a unos ingresos que a duras penas nos permitan vivir. 

¿A quién le sirve ese modelo? ¿A quién le sirve que todo lo relacionado al dinero y al poder nos sea ajeno? ¿A quién le sirve que creamos que está mal ganar dinero, ser independientes económicamente? 

¿Cómo encaja en ese modelo el hecho de cobrar por lo que hacemos, exigir que se nos pague y por nuestro trabajo, que sea valorado y reconocido? 

Vivimos en un paradigma en el que el dinero es sexuado, se lo asocia a  la racionalidad, la ambición y el deseo de poder, características que se atribuyen a la masculinidad y que en las mujeres son identificadas como negativas. 

¿Cómo se concilia eso con nuestro desempeño en el ámbito de lo público? ¿Qué pasa con las mujeres y el dinero?

 

Carrito de compra
Abrir chat
💬 ¿Necesitás ayuda?
Hola 👋🏻 Estamos disponibles para ayudarte!