Hackeando Revistas

Sigo trabajando con revistas y cada vez más siento que las revistas son una metáfora perfecta de lo que sucede con nuestra imagen en los medios y con nuestro lugar en la sociedad.

Ahora estoy mirando pilas de las revistas que se disfrazan de “Revistas Cool”, pero que no hacen otra cosa que reforzar el estereotipo de mujer objeto, envase, buenita y modosita, que tiene que ser madre, esposa, trabajar, y mantener su cuerpo joven y “saludable”, no discutir, no pedir nada; y por eso te dicen “como” ser eso, porque “eso” es “ser mujer”.

Esas revistas son más nocivas que las otras, porque elaboran un poco más el mensaje para decirte que hay una sola manera de ser mujeres, y te cuentan, como vestirte, maquillarte, sentirte, hablar, trabajar y tener sexo, cómo ser una It Girl y te muestran tu horóscopo y el de “él” para que no te olvides que sin “él” no sos nada… Que te recuerdan en cada edición que ser “vos” es ser eso que te venden ahí y que cualquier cosa que se salga del modelito está “super out”.

Revistas en las que todo es venta, y el 50% de las páginas están vendiendo algo de forma directa o indirecta.

Donde las entrevistadas siempre son mujeres jóvenes actrices, modelos o afines, a quienes se les pregunta por los hijos, el marido, y etc. o sea preguntas que a los hombres no se les hacen en las entrevistas. No hay entrevistas a científicas por ejemplo, ni a mujeres que no cumplan con el estándar de belleza que les permita hacer una producción de fotos donde vendan marcas de ropa en talle xs…

Revistas que jamás hablan de diversidad sexual, porque obviamente ser mujer es “ser heterosexual” y tampoco hablan de violencia de género, porque a las “mujeres cool” “eso” no les sucede…

Tal como sucede con todos estos mensajes, el impacto se ve en la acumulación, en la cantidad de revistas, donde todo se repite es más fácil identificar los mensajes y las bajadas de línea, hasta en la elección de las secciones, por ejemplo moda y bella, sexo y pareja, casa. No me imagino una revista para hombres que tenga esas secciones. No sugiero que esté mal que haya mujeres que se interesen por esos temas, sugiero que esta elección implica definir cuales son los temas “que les tienen que interesar a las mujeres” o sea, si sos mujer y no te interesa eso, no se que clase de mujer serás, pero que seguro que cool no sos.

Yo tengo 40 años, y quizás (quizás) puedo blindarme hoy, a estos mensajes, pero estas revistas están dirigidas a mujeres más jóvenes, imagino que de entre 20 y 30 años, a esas mujeres les hablan estas revistas.

Y cómo no me entusiasma la idea de mirar sin hacer, estoy trabajando en convertir estas revistas en otra cosa, hackeándolas, usándolas para expresarme y hacer que otrxs se expresen desde lo singular, y dentro del paraguas que es Mujeres Que No Fueron Tapa. Porque creo que el cambio es desde cada uno, y a partir de descubrir lo propio, construyendo a partir de ahí, desde cada unx. En este video, algo de eso, y si quieren ver más siganmé en instagram y en Facebook en Mujerconstruir desde lo diverso y singular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *